<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d37790468\x26blogName\x3dEscuadr%C3%B3n+de+Zapadores+Paracaidistas\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dSILVER\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttps://ezapac.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://ezapac.blogspot.com/\x26vt\x3d-879045585947007188', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Éxito de las misiones TACP en Afganistán: bajo el fuego talibán

Como sabeis es doctrina del EZAPAC la discreción sobre las operaciones en las que participa la Unidad, especialmente si se trata de operaciones reales, por lo que no es usual encontrar información en Internet sobre las mismas, y menos cuando se trata de operaciones de combate en las que se han causado bajas al enemigo. Sin embargo la noticia hace ya algunos meses que circula por Internet, alguno de los partícipes ha publicado incluso una crónica de los hechos [(1) y (2)] y no ha sido difícil encontrar la confirmación de los hechos en la prensa española como reproducimos mas abajo, por lo que podemos considerar que la información ha dejlado de ser NATO CONFIDENTIAL para pasar al dominio público.

Plano de la ruta hasta GhormachtComo podeis comprobar, los hechos que han trascendido a la prensa ocurrieron entre el 9 y el 11 de Agosto del 2007 y son recogidos con mayor o menor detalle por los medios de comunicación. De una lectura atenta de los mismos ya trasciende que se han llevado a cabo operaciones de combate con intervención de medios aéreos (mirage franceses y F15 estadounidenses), sobre elementos hostiles que atacaron un convoy mixto formado por tropas españolas y tropas afganas del ANA en misión de reconocimiento en la ruta MURGHAB-GHORMACH, que recorre de oeste a este la provincia de Badghis. Hubo bajas en las tropas aliadas así como en el enemigo. El destacamento español incluía una Unidad de Enlace y Observación (UEO), acrónimo típico para designar a miembros de equipos de OE, probablemente del GOE IV, un equipo de sanidad formado por un teniente y un conductor de la Cia PRO de Qala i Naw, concretamente de la BILPAC I "Roger de Flor". Asimismo había miembros con capacidad EOR (Explosive Ordnance Reconnaissance) seguramente de la GOE IV Ampurdan, un intérprete, 38 militares del ANA y un equipo TACP del EZAPAC formado por ocho miembros, incluyendo al FAC, AFAC, conductor, operador de radio, sirviente de MINIMI, y tres miembros del equipo de seguridad SAO.

El objetivo de la misión era llevar a cabo un reconocimiento de la ruta Murghab-Ghormach, al objeto de permitir el acceso del PRT a dicha localidad y extender sus acciones de reconstrucción por toda la provincia. Tropas del ANA (Afganistan National Army) acompañarían a los miembros del PRT español en su misión de reconocimiento. El grupo recibiría el nombre de Task Force Ampurdan. Antes de salir de la base, el FAC del EZAPAC solicitó para el día 10 de agosto una pareja de aviones aliados que proporcionasen CAS en caso de ser hostigados por el enemigo. El convoy salió temprano del puesto de policía de Bala Murghab, no sin antes comprobar con el Mando Regional Oeste de ISAF la disponibilidad del apoyo aéreo CAS. Éste sería proporcionado por dos Mirage 2000D franceses con base en Dushanbe, a 650 kilómetros del PRT en Tajikistán. El convoy iba encabezado por las unidades españolas, con las unidades del ANA siguiendo en retaguardia. De camino a Ghorbach, y una vez preparadas las radio PRC-117F para el enlace TACP, nada más atravesar un puente de circunstancia se escucharon fuertes y repetidas explosiones en la TACP del EZAPAC retaguardia del convoy, que sólo podían signifar que los vehículos del ANA estaban siendo atacados. De manera inmediata se inició el contacto con el Centro de Operaciones de Apoyo Aéreo de ISAF para indagar los motivos del retraso de los aviones franceses, pero nada más confirmar su ETA cais inmediato las unidades españolas del convoy se vieron bajo el fuego enemigo, fundamentalmente de arma corta y cohetes RPG. El equipo TACP, protegidos dentro del blindaje del VAMTAC estableció finalmente contacto con los aviones franceses, callsign MAGIC01 y MAGIC02, y procedió a facilitarles las coordenadas de las tropas amigas o friendlies, así como el mejor perfil de ataque para ingresar al objetivo. Tras una pasada de reconocimiento que sirvió a los pilotos franceses para fijar visualmente las posiciones aliadas, el AFAC procedió a iluminar el blanco mediante designador láser, transmitiendo las coordenadas GPS en datum WGS84 a los aviones. MAGIC01 lanzó una bomba guiada JDAM de 250 kg para marcar la zona del objetivo, pero al verificar que el ataque no disuadía al enemigo, se solicitó autorización al jefe de la TF para realizar ataques efectivos sobre las posiciones insurgentes. El jefe del TF autorizó al FAC para que dirigiese la acción aérea contra las posiciones enemigas desde las que arreciaba el fuego enemigo.

El fuego enemigo había averiado uno de los VAMTAC españoles, mientras que se habían producido al menos dos bajas aliadas sobre personal del ANA. Se observó entonces una concentración bastante alta de enemigos en una de las cotas al norte de la posición española, dándose instrucciones al AFAC para que fijase las coordenadas del punto y autorizase a MAGIC un clear hot sobre el objetivo. Tanto MAGIC 01 como MAGIC 02 lanzaron bombas sobre el objetivo, destruyéndolo. El playtime de MAGIC se había agotado, no por falta de combustible, sino por agotamiento de sus municiones, por lo que dos F15E norteamericanos los sustituyeron. Algunos testigos indican que la onda explosiva de la munición francesa podría haber dañado sus aviones, obligándoles a romper el contacto. Fuese por el motivo que fuese, pronto llegaron los dos F15 americanos. El callsign de estos aviones era BOOMER 01 y BOOMER 02 y provenían de la base de Bagram, a 560 km del PRT español.

El helicoptero cougar español y en primer plano uno de los miembros TACP del EZAPAC Continuaba el fuego desde las posiciones talibanes al norte, este y sur de nuestra posición. Los F15E guíados por el FAC batieron dos objetivos situados al norte de la posición española utilizandos sendas GBU-12, lo cual hizo que cesara el fuego enemigo con el que batían uno de nuestros vehículos, permitiendo desplazar éste fuera de la zona de muerte. De hecho prácticamente cesó el fuego que nos llegaba desde el norte, abriendo así una vía de escape. Pero antes de alejarnos era conveniente inutilizar el equipo que no podríamos llevar con nosotros, por lo que el Mado de ISAF decidió desviar sendos helicópteros Mangusta callsign RAZOR que escoltaban a un Chinook italiano y un Cougar español. Cada uno de los RAZOR destruyó dos de los vehículos del ANA que habían sido alcanzados por el enemigo utilizando misiles TOW anticarro. El convoy se puso entonces en marcha para regresar a la fortificación del ANP de Bala Murghab, recuperando de sus posiciones al oeste al personal del ANA y a sus heridos. Una vez abandonadas las posiciones, BOOMER 02 procedió a destruir el URO VAMTAC español mediante tres bombas que sólo pudimos escuchar al alejarnos de allí. De regreso a Bala Murghab nos acompañó un UAV predator en misión de observación, que regresó a su base cuando llegamos a nuestro destino. Las bajas del ANA fueron evacuadas inmediatamente a la retaguardia.

La operación dejó sobre el terreno a siete soldados afganos miembros del ANA así como 20 talibanes muertos, lo que da una idea de la dureza de los combates. Evacuado el convoy y puestos a salvo los vehículos, personal propio procedió a reconocer las posiciones talibanes abandonadas para apoderarse de armas y pertrechos en la esperanza de obtener inteligencia sobre el enemigo. El reconocimiento de las posiciones enemigas permitió, según indicó el Ministerio de Defensa afgano, reconocer entre los caídos a cinco líderes talibanes, entre ellos al mulá Abdul Razaq, antiguo gobernador provincial talibán y líder de la insurgencia en la zona de control del PRT español.

La operación pone de manifiesto la calidad profesional, técnica y humana de las tropas españolas, así como la efectividad de los medios puestos a su disposición.

Siete soldados afganos y 20 talibanes mueren en un combate con intervención de tropas españolas

Una patrulla del Ejército con 27 militares acudió en auxilio de una columna afgana que cayó en una emboscada.
Cuatro aviones de la OTAN bombardearon a los insurgentes.


MIGUEL GONZÁLEZ - Madrid

Al menos siete soldados afganos y 20 talibanes murieron ayer en un combate que se prolongó más de dos horas y en el que participaron también 27 militares españoles, ninguno de los cuales resultó herido, según los ministerios de Defensa español y afgano. El combate, el más cruento en el que se ven implicadas tropas españolas desde su llegada a Afganistán en 2002, tuvo lugar en la provincia de Badghis, bajo responsabilidad española, a unos 90 kilómetros al norte de la base de Qal-e-Naw. La patrulla española acudió en auxilio de una columna del Ejército afgano, formada por 40 militares, que cayó en una emboscada, a cuyos supervivientes sacó de la zona con ayuda de helicópteros, mientras cuatro aviones de la OTAN bombardeaban a los talibanes.

Ningún español resultó herido, mientras que dos afganos fueron evacuados a hospitales.

Según la nota difundida en Madrid por el Ministerio de Defensa, el combate se inició a las seis de la mañana hora española (dos y media más en Afganistán), cuando una patrulla del Ejército Nacional Afgano (ANA), con unos 40 efectivos, fue atacada con armas ligeras y granadas. Esta patrulla iba acompañada por una sección del Ejército español, con 27 militares, que circulaba por delante a cierta distancia por razones de seguridad. Cuando se inicio la emboscada, según Defensa, la sección española se dio la vuelta y acudió en auxilio de los soldados afganos, disparando contra los talibanes con sus armas reglamentarias: fusiles HK G-36, ametralladoras o lanzagranadas C-90.

Escudo del GOE IV AmpurdanEl Ministerio de Defensa español informó de "al menos tres muertos" entre los soldados afganos, pero el portavoz del Ministerio de Defensa de Kabul, el general Mohamed Zahir Azimi, elevó dicha cifra a siete. Dos afganos heridos fueron trasladados a los hospitales españoles de Qal-e-Naw y Herat, pero la evacuación no se limitó a los heridos, pues la totalidad de los supervivientes fueron sacados de la zona en helicóptero mientras las tropas españolas les prestaban protección. Siete vehículos del convoy del Ejército afgano resultaron destruidos en la emboscada, según explicó el general Azimi. Éste cifró, además, en 20 la cifra de muertos entre los talibanes.

La sección española pidió apoyo aéreo al mando de la OTAN y éste envió cuatro aviones de combate -probablemente Mirage 2000 franceses y F-15 estadounidenses- que bombardearon las posiciones de los talibanes con las coordenadas facilitadas por los equipos de control aéreo del Ejército español.

El portavoz del Ministerio de Defensa afgano insistió en que entre los muertos en el ataque se encontraban cinco líderes talibanes, incluido el jefe de los insurgentes en la provincia de Badghis, el mulá Abdul Razaq. El ataque se produjo en la ruta que une las localidades de Bala Murghab y Ghormach, en la zona más conflictiva de la provincia y la única donde la etnia pastún es mayoritaria. También es donde hay más tráfico de droga. Aunque Badghis se había mantenido al margen de la escalada de violencia que sufre Afganistán, en los últimos meses se han multiplicado los incidentes.

El pasado 9 de junio, unos 150 insurgentes atacaron tres comisarías e incendiaron la alcaldía de Bala Murghab, mientras los miembros de la policía afgana huían en desbandada. Los pasados días 23 y 25 de julio, una patrulla mixta integrada por policías afganos y militares españoles fue atacada en las proximidades de la localidad de Darreh-ye-Bun, situada a unos 40 kilómetros al noroeste de Qal-i-Naw, en el distrito de Qadis, limítrofe con el de Murghab. En ninguno de estos combates se produjeron heridos, aunque la segunda patrulla acudió a la zona precisamente para recoger evidencias sobre el ataque sufrido por la primera.

Finalmente, en la noche del lunes pasado una granada fue lanzada en las inmediaciones de Qal-e-Naw, donde está el Equipo de Reconstrucción Provincial (PRT) español, con más de 200 militares y una docena de civiles. En Badghis hay, además, unos 200 policías locales, con escasa disciplina y peor preparación, pero no existe ninguna dotación permanente del Ejército afgano. La patrulla que fue atacada ayer se encontraba allí temporalmente con el objetivo, según la nota oficial, de "evaluar la situación de seguridad en la zona y actualizar el despliegue de las Fuerzas de Seguridad afganas".

En total, España tiene en Afganistán 690 soldados, repartidos entre el PRT de Qal-e-Naw y la Base de Apoyo Avanzado (FSB) de Herat. El ministro de Defensa, José Antonio Alonso, ha rechazado repetidamente la posibilidad de aumentar el contingente. No obstante, está previsto el envío de dos equipos de instructores (52 en total), que se encargarán de adiestrar a dos batallones del Ejército afgano en Herat; y de cuatro aviones no tripulados (UAV), para misiones de vigilancia, con una dotación aproximada de 40 operadores. Estaba previsto que Alonso compareciera ante la Comisión de Defensa del Congreso para dar cuenta de estas nuevas misiones antes del verano, pero la muerte de seis soldados españoles en Líbano el pasado 24 de junio pospuso dicha comparecencia hasta septiembre próximo.


Mueren 20 talibanes en un choque con tropas afganas y españolas

Kabul confirma la muerte de siete de sus soldados en el enfrentamiento

EL PERIÓDICO
MADRID KABUL

Tropas españolas que acompañaban a una patrulla del Ejército afgano se vieron envueltas ayer en un enfrentamiento con los talibanes, en el que fallecieron 20 insurgentes y siete soldados afganos. Ningún militar español falleció en el combate, según confirmaron fuentes del Ministerio de Defensa español. El enfrentamiento tuvo lugar ayer a las seis de la mañana (hora española) en el noroeste de Afganistán, cuando una patrulla formada por 40 militares afganos apoyada por 27 españoles fue atacada con armas ligeras y granadas mientras cubría la ruta que une las localidades de Bala Murghab y Ghormach, en la provincia de Badgis.

El Gobierno español, que informó únicamente de la muerte de tres soldados afganos, no confirmó el origen del ataque. Así, aunque no descartó que los autores fueran talibanes, tampoco dio por cerrada la posibilidad de que fueran señores de la guerra o narcotraficantes. No obstante, fuentes del Ministerio de Defensa afgano afirmaron que el incidente se desató cuando los insurgentes islamistas tendieron una emboscada al convoy. Entonces, los soldados españoles solicitaron ayuda aérea a la ISAF, la misión de la OTAN en Afganistán.

El portavoz del ministerio de Defensa afgano, general Mohamad Zahir Azimi, confirmó la muerte de siete soldados afganos e informó que entre los 20 talibanes que fallecieron en el enfrentamiento con las fuerzas de la OTAN figuraban cinco "rebeldes importantes", uno de ellos el comandante para la provincia, el mulá Abdul Razaq. El general añadió que siete vehículos del Ejército afgano habían sido destruidos. Los españoles que formaban la patrulla realizaban una misión de apoyo al Ejército afgano para actualizar el despliegue de las fuerzas de seguridad afganas. Los soldados están integrados en el equipo de reconstrucción provincial (PRT) con base en Q-Li-Now, unos 90 kilómetros al sur de donde se produjo el ataque.

Tras el ataque, las tropas regresaron a Bala Murghab, mientras que dos militares afganos heridos fueron evacuados a las bases españolas de Q-Li-Now y Herat, para ser tratados allí. Una portavoz de la ISAF afirmó ayer que la situación se encontraba bajo control. Los talibanes protagonizaron ayer otro ataque contra una patrulla, en la provincia de Helmand, en el sur del país. Un soldado británico falleció en el enfrentamiento y otro resultó herido.

La crónica reproducida sobre estas líneas se ha obtenido exclusivamente de fuentes disponibles al público a través de Internet, tales como noticias en prensa, crónicas publicadas en Internet en (1) y (2), y foros. Algunos datos no son exactos, y en ese caso se ha n recurrido a la licencia creativa para redactar la crónica.

“Éxito de las misiones TACP en Afganistán: bajo el fuego talibán”